La afición al caballo es algo dentro de la familia Martín desde generaciones.

En la posguerra en la finca La Dehesilla de El Emperador en Ciudad Real, Tomas Martín, abuelo del actual propietario de Dehesa de Cabeza Rubia, tenía una yeguada con más de 70 yeguas de vientre para la cría tanto de animales de montura como de labor. Curiosa anécdota de su abuelo Tomas, es la de que un toro bravo de los que criaba en Salamanca mató el caballo en el que iba montado, y para salvarse el del toro tuvo que subirse a una encina donde permaneció toda una noche hasta que a la mañana siguiente lo encontraron. Uno de sus hijos y gran aficionado a los caballos, Máximo Martín era el propietario del Babieca de Charlton Heston en El Cid. Cristóbal Martín, padre del actual propietario, traslada a sus ocho hijos esta afición y convierte en casi una obligación el montar a caballo dentro de la familia. Afición que continúan en la actualidad todos los hermanos.

Historia y PassionRamón, propietario de Dehesa Cabeza Rubia, inicia su afición desde muy pequeño, se empezaba montar con 5 años en la casa, inicia sus primeras clases en el Club de Campo de Madrid, compaginándolas con la monta en el campo de la familia, de los 18 a los 21 años practica el Polo, el trabajo a caballo con el ganado vacuno es habitual en el campo y durante 1.985 y 1986 aprende Doma Clásica con Philippe Davenport en La Venta de La Rubia.

Sus hijos Ramón y Pelayo, continúan su afición. Ramón ha estado compitiendo a nivel alto en la disciplina de salto, con muy buenos resultados, ahora que ya está trabajando mata el gusanillo montando en el campo. A Pelayo lo que siempre le ha gustado es montar en el campo y observar la naturaleza desde lo alto de un caballo.

La pasión por la cría de animales de todo tipo es algo que está en la vida de Ramón desde muy pequeño, acompaña a su padre a las fincas donde crían ganado vacuno, ovino y especialmente cerdos. A los 11 años tiene montada en su casa una granja de Hamsters con lo que sacaba un dinero con la venta a tiendas, a los 18 esto se traslada a la cría de Perros y a los 23 se hace cargo de las explotaciones ganaderas de la familia hasta la fecha, iniciando la cría de caballos cruzados para las labores de campo en el año 1985 y la cría del Pura Raza Español, ilusión que tenía desde pequeño.

En 1994 nace el primer P.R.E. criado por Ramón, de ahí hasta el día de hoy, han transcurrido muchas experiencias, éxitos y disgustos. La satisfacción de una ilusión lograda y el haber conocido a grandes personas y encontrado muchos amigos